Trasladar un galpón centenario de la zona de Frutillar y armarlo e notro terreno resulta más fácil de lo que se puede pensar, los carpinteros marcaban cada pilar y sus diagonales durante el proceso de fabricación, cada pieza está tallada a mano para que entre y calce con la siguiente, usando solo uniones de madera/madera. Para ampliar el galpón existente, se cambió la pendiente del techo como única seña de la obra nueva. Todo el proceso constructivo fue replicando y reforzando el original, sumando tecnología, aislantes, protectores de madera de la mejor calidad.

Materialidad: Madera

Lugar: Lago Llanquihue

Superficie: 422m2

Año: 2010