Entre los galpones del lago Llanquihue, esta casa se abre y cierra según la necesidad, desde un centro donde se reúnen los frentes de estos galpones para activar cada zona de la casa. Como un caleidoscopio, el volumen de doble altura rebota colores y reflejos en los muros y el piso, generando sombras angulares a todas las horas del día.

Materialidad: Madera

Colaboradores: Alejandra Fernandez

Lugar: El Totoral

Superficie: 356m2

Año: 2020